La tasa de litigios en el conjunto del Estado fue de 126,1 asuntos por cada 1.000 habitantes