Un plan de sucesión para poder colgar la toga

Cinco Días, 17 de febrero de 2010