¿Debo abrir mi bufete a las redes sociales?

Cinco Días, 30 de noviembre de 2010