El 37,5% de los despachos deja la sucesión en sus descendientes

Cinco Días, 12 de abril de 2012