ARTÍCULOS / ACTUALIDAD Y OPORTUNIDADES →

Todos los directivos hablan de implantar sistemas de gestión de la calidad. Muy pocos saben cómo hacerlo

por | 26 julio, 2017

Implantar un sistema de gestión de calidad no es, en absoluto, un acto que se cierre sobre sí mismo. Por el contrario, exige una continua revisión, un control, y si hace falta, una mejora. En este sentido, la auditoría de calidad es básica para una buena implantación de un sistema de gestión de calidad. Aunque serviría para pasar una certificación ISO, no nos estamos refiriendo, ni lo que escribimos hace referencia una implantación ISO. Sencillamente queremos explicar cómo se desarrolla una auditoria de calidad.

Una auditoría de calidad es el inicio

La auditoría de calidad es una herramienta de gestión empleada para verificar y evaluar las actividades relacionadas con la calidad en el seno de una organización. Puede ser el fruto del propio sistema de calidad de la firma, o bien obedecer a pautas «ajenas» en manos de terceros sea del ente de certificación, de un cliente o de la propia Administración. En cualquiera de los casos, la titularidad de la firma deberá poner los medios adecuados para su realización, así como para la identificación y mejora de las áreas o departamentos no conformes con el modelo exigido.

Por ello, es responsabilidad de la dirección del despacho establecer un programa de auditorías internas y verificar su adecuada implementación. Es absurdo desarrollar un programa de auditorías meramente para satisfacer las exigencias de un determinado cliente o entidad. Este error puede conducir a la firma a despreciar todo el potencial de mejora que se halla inmerso en un programa de auditoría y considerarlo como una imposición formal desprovista de contenido y posibilidades de mejora.

Las auditorías de la calidad se realizan con la finalidad de determinar:

  • La adecuación del sistema de calidad de una firma a una norma de referencia específica o estándar.
  • La conformidad de las actuaciones del personal del despacho en relación a los requisitos de su programa de calidad según lo definido en la documentación (manual de calidad, manual de procedimientos, etc.).
  • La eficacia de las distintas actividades que constituyen el sistema de la calidad de una organización y de las medidas correctoras / preventivas adoptadas. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la filosofía de los programas de aseguramiento de la calidad está basada en la prevención, más que en la detección de problemas, y por ello debemos dar mayor importancia a detectar pronto el problema, a conocer la profundidad del mismo o bien a descubrir su causa principal.

Contenido reservado para miembros de Conocimiento Directivo.

ACTUALIDAD Y OPORTUNIDADES

¿Cómo afecta la digitalización al modelo de negocio de los despachos profesionales?

Programa para directivos de firmas profesionales

Más información →

Share This