ARTÍCULOS / HABILIDADES DE ASESOR →

Dirigir desde la inteligencia emocional

por | 27 junio, 2019

En este artículo hablaremos de la conveniencia de aceptar e incluso estimular las distintas formas de ser de los miembros de una plantilla. Es decir, el titular de la asesoría ha de saber encontrar el equilibrio entre lo que implica imponer unas normas de obligado cumplimiento y el respeto (e incluso la bienvenida) de aquellas acciones o aportaciones individuales que, aún apartándose de las normas del despacho, claramente pueden enriquecerlo.

El titular de una asesoría, al igual que ocurre con la mayoría de humanos, tiene una cierta tendencia a pensar que lo que está bien es precisamente aquello que le gusta. Es decir, tiende a juzgar que algo es correcto cuando se ajusta a sus propios parámetros. Por tanto, busca que todo se haga de modo parecido a “como él lo haría”. Precisamente, este error común a la mayoría de humanos, pero con peores consecuencias para aquellos que deben dirigir una organización.

Contenido reservado para miembros de Conocimiento Directivo.

HABILIDADES DE ASESOR

¿Cómo afecta la digitalización al modelo de negocio de los despachos profesionales?

Programa para directivos de firmas profesionales

Más información →

Share This
X