Temor ante un 2012 crucial

La Vanguardia, 04 de diciembre de 2011