La normativa vigente en materia de blanqueo de capitales ha adquirido su madurez en España tras la normativa inicial del año 1993.